Alimentos Modificados Genéticamente

La Directiva 2001/18/CE del Parlamento Europeo y del Consejo de 12 de marzo de 2001 define el organismo modificado genéticamente (OMG) como aquel “organismo, con excepción del ser humano, en el que el material genético ha sido modificado de una manera que no se produce naturalmente en el apareamiento ni en la recombinación natural”. Esta alteración en el material genético se puede deber a la introducción, eliminación o modificación de sus genes o a la introducción de genes de especies diferentes, estén modificados o no. La tecnología que se utiliza se denomina generalmente “biotecnología moderna” o “tecnología genética”.

La biotecnología moderna aplicada a los alimentos

Los alimentos modificados genéticamente se desarrollan y comercializan porque se percibe cierta ventaja tanto para los productores como para los consumidores de estos alimentos. Esto tiene como objetivo traducirse en un producto con menor precio, mayores beneficios (en términos de durabilidad o valor nutricional) o ambos.

El objetivo inicial del desarrollo de vegetales sobre la base de organismos modificados genéticamente fue aumentar la protección de los cultivos. Los cultivos modificados genéticamente actualmente en el mercado tienen como objetivo principal aumentar el nivel de protección de los cultivos mediante la introducción de resistencia a enfermedades causadas por insectos o virus a los vegetales o mediante mayor tolerancia a los herbicidas.

Peligros potenciales de los OMG

 Desde el punto de vista de la seguridad alimentaria, los principales peligros derivados del uso de transgénicos son:

  • Alergenicidad: se desalienta la transferencia de genes de alimentos comúnmente alergénicos a menos que pueda demostrarse que el producto proteico del gen transferido no es alergénico. No se han hallado efectos alergénicos en relación con los alimentos OMG que se encuentran actualmente en el mercado.
  • Transferencia genética.La transferencia genética de alimentos MG a células del organismo o a bacterias del tracto gastrointestinal causarían preocupación si el material genético transferido afectara de forma adversa a la salud humana. Esto sería particularmente relevante si fueran a transferirse genes de resistencia a antibióticos usados para crear OMG. Si bien la probabilidad de transferencia es baja, un panel de expertos reciente de FAO/OMS ha incentivado el uso de tecnología sin genes de resistencia a antibióticos.
  • Contaminación cruzada, que puede provocarse por:
    • Uso de maquinaria que no se ha limpiado a conciencia cuando se pasa del trabajo con plantas modificadas genéticamente a plantas no modificadas.
    • La polinización (mediante insectos o el aire). Para reducir la posibilidad que ocurra entre cultivos transgénicos y no transgénicos hay que usar aislantes físicos o biológicos (se recomienda que exista una distancia superior a 200-400 metros entre cultivos y que se respete un período de más de 4 días de diferencia de floración entre ambos)
    • El transporte de la materia prima hasta la fábrica
    • El procesado de productos

OMG IMAGEN

¿Quién evalúa los OMG?

La legislación europea y española son muy estrictas en la regulación de los OMG, por este motivo siempre aplican el principio de precaución en la aprobación de las nuevas variedades de OMG. Existen una serie de procedimientos de seguridad que deben ser aplicados a todo OMG que quiera ser autorizado para su uso en un determinado país. Estos son muy similares en todo el mundo y tratan de:

  • Estudiar todo el material genético introducido
  • Evaluar el riego de transferencia del gen a otras plantas u organismos
  • Examinar la seguridad de los productos derivados del gen teniendo en cuenta:
    • Sus efectos directos sobre la salud (toxicidad)
    • Las tendencias a provocar una reacción alérgica (alergenicidad)
    • Los componentes específicos con sospecha de tener propiedades nutricionales o tóxicas
    • La estabilidad del gen insertado
    • Los efectos nutricionales asociados con la modificación genética
    • Cualquier efecto no deseado que podría producirse por la inserción genética
    • La resistencia a antibióticos y transferencia de genes

Existe un nuevo enfoque desarrollado por la OCDE y recomendado por la FAO y la OMS que se está usando para evaluar los riesgos de los OMG. Se basa en el concepto de “equivalencia sustancial”, donde se reconoce que el objetivo de la evaluación no es establecer una inocuidad absoluta sino determinar si el alimento modificado genéticamente es tan inocuo como su homólogo tradicional, cuando éste existe.

En la actualidad, sólo unos pocos cultivos modificados genéticamente pueden usarse como alimento y comercializarse a nivel internacional. La UE ha aprobado alimentos derivados de una veintena de OMG, en su mayoría maíz, derivados de la soja y colza. Todos ellos han sido sometidos a evaluaciones de riesgo muy rigurosas que han indicado que no hay ningún riesgo para la salud humana. Estos alimentos deben etiquetarse con toda claridad, respetando las últimas normas de etiquetado y trazabilidad del producto. A partir del nuevo Reglamento (CE) 1829/2003, el productor de cualquier alimento deberá conocer, a partir de los certificados de sus proveedores, si una materia prima contiene OMG. Esto implica un control constante de los productos que requiere del uso de tecnologías eficaces para su detección, en este caso técnicas de biología molecular como la PCR o los métodos Elisa, Southern Blot y Western Blot.

Laia Horta i Herrero

Dirección Técnica Analiza Calidad Barcelona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s